8 videojuegos clásicos que nos enseñaron a jugar futbol

Me he dado a la tarea de echarme una vuelta al pasado y recopilar 8 videojuegos que alimentaron mi obsesión por la esférica.

Debe quedar claro que en las canchas, dandies o llaneras, algunos dicen que los tatuajes de Messi son mejores que la dichosa simetría de las cejas de Cristiano y otros prefieren el olfato goleador del  ‘Pescadito’ Ruiz por encima de los misiles pierna-dirigidos de Ronald Gómez. Es por eso que algunos de los mencionados no estarán en su lista, y habrá otros que simplemente no mencionaré porque no jugué. Lo bueno es que el futbol es lo que es por el conjunto. Si uno se me pasó ¡Háblame!

Aquí vamos:

1. Super Star Soccer Deluxe

Dónde lo jugué: SNES (y Emulador en SNES), aunque se cuenta que apareció en MegaDrive y PlayStation.

Año: 1994

Responsable: KONAMI (Una razón más para que los Kojimators odien a KONAMI).

¡Una maravilla en verdad! Es tan genial, tan perfecto, tan balanceado (tan complejo y simple), que al día de hoy lo juego… y mucho. Me encanta su modo de penales, sus copas o ligas, las selecciones que incluyeron.

Jugadores inventados que responden claramente a la personalidad y habilidades de muchos de la vida real. Era una época difícil de retratar y KONAMI lo hizo espectacular. Todas las selecciones tienen dos increíbles uniformes y la posibilidad de ponerte creativo con un tercero. Amigable con las estrategias y formaciones dentro del campo aunque era prácticamente imposible hacer jugadas totalmente futboleras (Futbol Sapiens, 2015).

Fue sin duda un esfuerzo, intencional o involuntario, para promover la cultura fuchera en Estados Unidos. Para prueba la inolvidable intro del videojuego.

El broche de oro, un truco para que el árbitro fuera un perro pastor alemán. Otra acertada decisión por parte de los desarrolladores.

2. World Soccer ’94: Road to Glory

Dónde lo jugué: SNES

Año: 1993

Responsable: Rage Software y Altus

En mi memoria representa, en realidad, un destellito futbolero. Fue probablemente el primer videojuego de “soccer con el que recuerdo haber interactuado y muchos no lo toman como una parte elemental de sus vidas.

No promovía el juego colectivo porque te podías llevar a todo el equipo con un sólo jugador y siempre se prestaba para hacer goleadas al más puro estilo México contra San Vicente y las Granadinas.

Sin embargo tiene tres cosas que nunca olvidaré; podías escoger de entre sesenta y cuatro selecciones, incluyendo Guatemala, Kenia y Albania (no que muchos escogieran esos equipos pero la diversidad es al futbol lo que la caguama al llanero); podías modificar todas las escuadras, desde nombre de jugadores y del equipo, hasta el uniforme y el genotipo de los jugadores; y mi cosa preferida que he visto poco en videojuegos, podías jugar futbol sala.   

3. Mega Man Soccer

Dónde lo jugué: SNES (y luego emulador de PC)

Año: 1994

Responsable: Sun L y Capcom

Me aventuro a proponer un nuevo término en el universo fuchero: Futbol Ficción. Y justo esto era Mega Man Soccer. De la mente de Kaiji Inafune, el juego nunca persiguió veracidad ni tener gambetas al estilo Romario, era simplemente una cancha con cuatro líneas de jugadores sacados del universo de Mega Man.

El aporte que tuvo es básico para cualquier futbolero. Cada jugador tenía características que lo hacían más ad hoc para cada línea. Es decir, te orillaba a plantear bien la estrategia y tener una relativa variedad de habilidades en el campo.

Un elemento memorable para completar su futbol ficción eran las canchas. Cada jugador tenía localías muy diversas, desde un campo empastado como el de una universidad privada hasta una cancha llanera diseñada por David Lynch en compañía de David Bowie.

Digamos que Mega Man Soccer es jugar futbolito de mesa con la verdadera esencia espacial de Mega Man.

4. Nintendo World Cup

Dónde lo jugué: Game Boy

Año: 1991

Responsable: Technos Japan

Cualquier cosa que haga, o haya hecho (mejor dicho), Technos Japan merece mi absoluta atención y apreciación ¿por qué? Son los mismísimos desarrolladores de Super Dodge Ball, un juego que me ha dado una cantidad incontable de alegrías y que sin duda encabeza mi lista de 3 videojuegos que me llevaría a una isla desierta.

Nintendo World Cup comparte muchas cosas con Super Dodge Ball, tanto que se podría decir “es lo mismo pero en vez de quemados es futbol“. El inofensivo racismo, la música, los monitos (Kunio-kun), ese glitch que hace parpadear a los jugador, los súper tiros sin olvidar la desfachatez completa y total de las reglas del juego representada en la ausencia de sanciones a las entradas con fuerza desmedida, por destacar algunas.

5. FIFA International Soccer 1994

Dónde lo jugué: SNES

Año: 1993

Responsable: Electronic Arts

Inmortalizó, por ser mi primer contacto, ese “E A Sports, it’s in the game”. Cómo podría quedar fuera de este conteo.

Un clásico videojuego Mundial de Futbol. Selecciones nacionales recopiladas en un esfuerzos por popularizar el ‘soccer’ en el gringo. Vamos, era la antesala al Mundial de Estados Unidos 1994. No hay mejor prueba para ellos que la espectacularmente parca celebración de los goleadores acompañada por una representación superbowlesca en una pantalla, que cabe destacar era diferente para cada gol (hasta llegar al trece o catorce).

La entrada es monumental. Tiene casi todos los elementos de una película, hollywoodense, deportiva. Destaca sobre todo el soundtrack con un bajeo buenísimo.

Nunca logré encontrar la fórmula para tiros efectivos. A veces entraban y a veces no. Era creo, un poco, como la suerte del futbolista al reventar el poste interno del portero rival.

6- World Cup 98

Dónde lo jugué: Play Station 1

Año: 1998

Responsable: Electronic Arts y TierTex Studios

No sólo porque fue una época futbolera que marcó mi vida, ni tampoco porque fue mi salto de 16 a 32 bits, ni siquiera porque el soundtrack era excelente, sino por la mezcla de todos ellos, World Cup 98 existe en mi vida como un recuerdo muy grato.

Todo el juego tenía la temática mundialista Francia 98. Era como estar ahí, jugando en el Stade de France. Los colores, Footix, los grupos, las selecciones, los uniformes, los estadios, el formato de torneo, el añadir selecciones que no fueron al Mundial e incluso la posibilidad de alinear jugadores que en realidad no jugaron con sus selecciones, hicieron de aquel videojuego un definitivo de la lista. Y el eterno plus, la posibilidad de revivir finales históricas con jugadores de los inicios de la era mundialista.

7. FIFA 2000… 2003 o 2005

Dónde lo jugué: Play Station 1

Año: Depende

Responsable: Electronic Arts y…

Es por demás difícil escoger un FIFA que haya sido más relevante que los otros. Ya hablé del World Cup 98 (que técnicamente no es un FIFA) pero entrar al modo carrera, comprar y vender jugadores o jugar tres torneos a la vez (entre ellos la Champion’s) es muy diferente que ir a un Mundial.

Probablemente escojo estos tres años porque fueron donde sentí verdaderos cambios sustanciales en el modo de juego y en las posibilidades de carrera. También son importantes porque las épocas tuvieron jugadores claves y equipos legendarios en la historia del deporte.

Cuando hablas de un videojuego FIFA, tienes que necesariamente mencionar los soundtracks. Alguien en el equipo es siempre muy pertinente y atinado al escoger las canciones.

Si me tuviera que quedar con alguno de los tres, definitivamente sería FIFA 2003. Una elección que hago no por modo de juego, gráficos o consola, sino por algo similar a lo que nos hace irle a un equipo; el tiempo que jugué FIFA 2003 se convirtió en un antes y después de mi vida futbolera.

8.Winning Eleven: Liga Mexicana

Dónde lo jugué: Play Station 1

Año: 2003

Responsable: Konami Computer y algún genio de la piratería

Gracias a una bien justificada campaña anti piratería en el cine, a todos nos da pena comprar productos piratas. Hay mucho motivos, desde el económico enfocado a las convenciones sociales hasta el moral, por momentos irracional, sobre perjudicar a corporativos. Y aunque no debo gritarlo al aire el Dandy Llanero compró Winning Eleven Liga Mexican en la piratería de una popular calle en la Ciudad de México.

Hay que resaltar que en ese año (2004) no había liga mexicana en los FIFA, mucho menos en los Pro Evolution Soccer. Por eso la experiencia era magnífica. La considero, incluso, un valioso aporte a los videojuegos de futbol más que un golpe.

Existen varias versiones, incluso ahora en emulador, pero la que yo jugué fue del torneo Verano 2002. Entonces C.F. Pachuca fue campeón. Los astutos programadores se las arreglaron para extraer audios de narraciones de partidos en la tele y ponerlos cuando un jugador llevaba la bola. Es decir, cuando Calero hacía un paradón se escuchaba en lugar de la constante voz japonesa del narrador entraba la voz de algún comentarista de TV Azteca que gritaba “¡Caleeeeerooooo!”. Después seguía el cronista japonés. La diversidad cultural era realmente impresionante.

Es probable que muchos hayan disfrutado de este Winning Eleven 2002 (Pro Evolution Soccer) en su versión original pero sin duda la traslación a la liga mexicana valía, al menos para nuestro país, mucho más la pena.

Además hay algo que, como los uniformes de Jorge Campos del Mundial del 94, siempre será debatible. En aquella época, el modo de juego de Winning Eleven era mucho más parecido a la realidad del futbol que el del FIFA. Puede que esto haya cambiado en tiempos recientes, pero antes no era así.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s